La eficiencia térmica será el pulmón para el sur

Lejos de las frías noches de invierno, cuando vivimos con plenitud la calidez del verano y respiramos el limpio aire del sur, hemos dejado atrás los amargos recuerdos del frio y nos resistimos a asumir la sentencia que nos espera vivir en los próximos meses cuando entre el otoño y el invierno desate todo su rigor en nuestra región.
Si hacemos un análisis objetivo y concreto de nuestra problemática, referida al tema de la contaminación atmosférica , podemos identificar al menos tres certezas como causa basal de esta condición. Primero, que la fuente contaminante que produce la polución ambiental es mayoritariamente residencial, focalizada en el uso masivo de leña como fuente de combustible para calefacción. Segundo, que en Chile se identifican desde el punto de vista de la geografía, dos macro zonas que separan la condición de frio extremo, cuyo punto de quiebre se localiza en Rancagua. De esta ciudad al norte, incluido lógicamente nuestra capital, esta no es materia que interese o preocupe de abordar como parte de la legislación actual o como tema de connotación nacional. Y tercero, que justamente la zona geográfica ubicada entre Rancagua y Coyhaique está dotada de bosques, lo que permite disponer de la leña no solo como fuente masiva de calefacción, sino como la más económica disponible en el mercado. No olvidemos que la contaminación está presente no solo en las grandes, sino en las pequeñas ciudades, del sur.
No obstante lo anterior, nuestra Sede Regional de la Cámara Chilena de la Construcción ha estado trabajando activamente en esta temática, dándole la máxima seriedad y compromiso en la búsqueda de una solución tanto sustentable como factible de abordar. En este sentido nos interesa que la comunidad conozca de cerca lo que está pasando. Este ultimo año hemos centrado la mirada en la unidad habitacional como fuente contaminante, determinando las causas y efectos. Es justamente aquí donde se genera masivamente el problema y a partir de ello, basándonos en la experiencia de otros países hemos levantado la voz como gremio a nivel nacional generando una interesante propuesta relativa a desarrollar viviendas de alto estándar en Eficiencia Energética ( EE ) y bajo consumo térmico como solución permanente y sustentable para la calefacción y contaminación. Es preciso conocer dos externalidades asociadas a este bajo consumo, primero que la calefacción se hace irrelevante y no impacta en el presupuesto familiar, y segundo que el confort interior permite mejores condiciones de salud para la población.
En este proyecto que hemos venido liderando y discutiendo con todas las sedes regionales de la CChC desde Rancagua hasta Punta Arenas, abordamos una intención de generar una nueva manera de construir nuevas viviendas y acondicionar las ya existentes , para aspirar contar en los próximos 10 años con un renovado parque habitacional que posea una bajísima demanda térmica, para las ciudades del sur de nuestro País.
¿Cómo planteamos nuestro proyecto? Básicamente con el análisis y estudio del rendimiento térmico que una construcción posee en base a sus atributos de aislación. Esto se explica de manera simple a nuestros clientes, comparando una vivienda con un automóvil.
Es difícil que un conductor no conozca cuanto combustible rinde su vehículo en kilómetros por litros, factor que lo hace determinante para su compra. Sin embargo consultemos hoy a nuestros vecinos, cuantos conocen el rendimiento de sus viviendas en cuanto al combustible
que consumen para calefacción? , no solo no lo conocen, sino lo que es peor aún, no conocemos ni siquiera el concepto del rendimiento o desempeño térmico en una vivienda. Este concepto en la actualidad existe en países desarrollados y se refiere a cuantos Kilo Watts de energía eléctrica consume una vivienda por metro cuadrado al año, unidad absolutamente medible para cada construcción de nuestro País. Lo que ocurre aquí, es que aun no hay intenciones de medir nuestros hogares, excepto esfuerzos voluntarios de algunas empresas inmobiliarias, muchas de ellas operando en nuestra ciudad, lo que nos pone a la cabeza a nivel nacional. Gracias a algunos expertos locales, nos hemos atrevido a exportar la idea, y poner a disposición de otras regiones un plan integral que aborda la construcción con EE desde la difusión, capacitación, estudio y medición. Esta es una gigantesca tarea que involucra al estado, a las instituciones, gremios, universidades y a la comunidad por entera. Para hacer posible este cambio de estándar térmico se requieren tres condiciones elementales. La primera disponer de recursos y entendemos que nuestro país los tiene, pues apuntamos a ser una economía desarrollada y debemos tener infraestructura de alto nivel. En segundo lugar, contar con el conocimiento y la experiencia, el que hoy esta disponible y en vías de formación a través de los instrumentos del estado y capitales privados para la capacitación desde la mano de obra, formación técnica y profesional en esta especialidad con instituciones de capacitación y universidades. Y finalmente tener la voluntad que suma a toda nuestra sociedad para estar dispuesto a asumir la tarea de desarrollar la eficiencia térmica como solución permanente y sustentable que permita respirar al sur de nuestro País.

Iván Cerda Z.
Presidente CChC Temuco